En plena campaña de fabricación del iPhone 15, Foxconn no puede darse el lujo de entregar a Apple menos unidades de las acordadas, y pagar mejor a los empleados que producen los teléfonos Huawei no ayuda.

Foxconn es una empresa de proporciones titánicas. Actualmente fabrica alrededor del 40% de los dispositivos electrónicos del mercado y emplea a más de 1,2 millones de personas. Fue fundada en 1974 por el empresario taiwanés Terry Gou y en apenas cinco décadas ha pasado de basarse en el trabajo de unas pocas personas a consolidarse como una de las empresas más grandes del planeta.

Su lista de clientes es interminable. Fabrica dispositivos electrónicos para Apple y Huawei, pero también para Sony, Amazon, Dell, HP, Nintendo, Microsoft o IBM, entre muchas otras empresas. Su éxito se ha basado en su capacidad de fabricación a gran escala, pero a pesar de su presunto éxito, atraviesa un momento delicado. En la recta final del año pasado sus ingresos cayeron un 29% al no poder dar una respuesta eficaz a las necesidades de sus mayores clientes.

Y fue porque se desató la estrategia de atrincheramiento total impuesta por el Gobierno chino para combatir la propagación de la enfermedad COVID-19. un éxodo de empleados del que aún no se ha recuperado. En diciembre de 2022, en un momento en el que la planta de Zhengzhou debería estar fabricando terminales iPhone 14 sin interrupción, Foxconn tenía un déficit de unos 100.000 trabajadores. Y el panorama no ha cambiado mucho desde entonces.


Foxconn no paga lo mismo a todos sus empleados con la misma responsabilidad

Actualmente, Foxconn necesita fortalecer urgentemente su fuerza laboral. En plena campaña de fabricación del iPhone 15, Apple no puede darse el lujo de entregar menos unidades de las que han acordado (es lo que pasó el año pasado con el iPhone 14), por lo que los directivos de la compañía han tomado un camino poco habitual en compañías que están presentes en China: los trabajadores involucrados en la producción de los elementos mecánicos del nuevo iPhone recibirán un bono de aproximadamente $880 durante la actual campaña.

Los empleados involucrados en la fabricación del iPhone 15 recibirán un bono de aproximadamente $880 durante la campaña actual.

El volumen de ventas de Apple invita a aceptar que es un cliente muy importante para Foxconn, pero, curiosamente, parece que otro de sus clientes está en condiciones aún más ventajoso. Y las agencias de empleo con las que trabaja para abastecer de mano de obra a sus plantas de Shenzhen han revelado que actualmente los empleados de la filial Foxconn International Holdings, que fabrica teléfonos inteligentes para Huawei, ganan más que los trabajadores de Foxconn Technology Group, que produce teléfonos móviles de Apple.

Es desconcertante. Pero no es porque los empleados que fabrican teléfonos móviles para Huawei ganen más que los que los fabrican para Apple. El caso contrario sería igualmente extraño porque a priori es razonable que la remuneración de los trabajadores de una misma corporación (aunque sean filiales diferentes) con una responsabilidad muy similar (idéntica en este caso) también lo sea. Especialmente si están vinculados a una línea de montaje en la que el valor aportado por todos los empleados es esencialmente el mismo.

Resulta paradójico que los medios asiáticos se hayan percatado de esta circunstancia y le estén dando tanta visibilidad.

Xu, un agente de contratación que trabaja para Foxconn en Shenzhen, lo justifica argumentando que los empleados involucrados en la producción de los smartphones de Apple reciben la bonificación que mencioné unas líneas más arriba. Y, además, también alega que estos trabajadores pueden inscribirse en programas de bienestar que no están disponibles para otros empleados de Foxconn. Tiene sentido, pero resulta paradójico que los medios asiáticos se hayan percatado de esta circunstancia y le estén dando tanta visibilidad. Especialmente en el contexto de tensión entre China y Estados Unidos que estamos presenciando.

Imagen de portada: Foxconn

Más información: SCMP

En Xataka: Taiwán no quiere que sus tecnologías más avanzadas caigan en manos de China. Y va a dar ejemplo multando a Foxconn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *