Los sindicatos consideran “ridículo” que el consejero diga que la sanidad pública andaluza va “como nunca”

Los sindicatos consideran "ridículo" que el consejero diga que la sanidad pública andaluza va "como nunca"

Los datos que perfilan la situación actual de la salud pública en Andalucía son motivos suficientes para que los sindicatos tachen de “ridículo” el análisis realizado por la ministra de Sanidad, Catalina García. Con más de 45.000 andaluces esperando desde hace más de un año para operarse y un millón en total esperando una intervención o una consulta con un especialista, los representantes de la mesa sectorial muestran su “preocupación” por la deriva que está llevando el sistema sanitario en la región y no entienden cómo el titular de Salud puede hablar de que el sistema “funciona como nunca”.

Los sindicatos lo niegan. CCOO, UGT, SATSE, CSIF y el Sindicato Médico se alinean para denunciar la que consideran “mala gestión” por parte de la Junta de Andalucía del sistema sanitario de la comunidad autónoma. Porque García saca pecho al recordar que “el número de derivaciones desde atención primaria a consultas ambulatorias ha aumentado en 553.000 derivaciones más que en 2022” o que hay dos millones de consultas ambulatorias más que en 2018, pero las secciones sindicales no comparten un análisis tan optimista.

Algo que ocurre justo después de que el Ministerio de Sanidad actualizara las listas de espera, tras año y medio sin hacerlo. Las cifras publicadas revelan que, en junio de 2023, 36.004 pacientes ya estaban fuera del plazo legal que tiene el SAS para operarlos, por lo que podrían acudir a la medicina privada y la sanidad pública quedaría obligada a pagar el coste de la intervención, que muestra un colapso del sistema, en opinión de profesionales y sindicatos. Este número supone un 227,5% más de ciudadanos en esta situación respecto a junio de 2022, por lo que la tendencia es claramente negativa.

Por ello, a los sindicatos les llama la atención que Catalina García diga que el sistema “funciona muy bien”, al tiempo que acusa a la oposición de falsear la realidad pese a los datos: “Hemos aumentado el número de intervenciones quirúrgicas de los andaluces operados en 15 %, teniendo el menor porcentaje de uso de recursos externos. ¿Funciona el sistema sanitario público andaluz? ¿Nuestros profesionales trabajan con convenio interno? Más que nunca”, se respondió a sí misma.

Para los representantes de los trabajadores, este discurso no encaja con el día a día de los ambulatorios y hospitales. Antonio Macías, portavoz de Sanidad de UGT, coincide irónicamente con García cuando habla del trabajo que está realizando el SAS en su conjunto: “Es cierto, con todas las adversidades, con la pandemia, con el caos que hay, con la Falta de personal, que está trabajando más que nunca. “Estamos trabajando más duro que nunca, pero la gestión es peor que nunca”.

El consejero “se confunde”

Macías cree que la consejera “está confundida” porque “piensa que esto es como las estrellas Michelin, que cuando te dan un restaurante con estrella va mucha más gente”. Siguiendo esa lógica, el éxito se alcanzaría cuando haya 30 millones de personas en lista de espera y “eso será una buena señal, al parecer, para Catalina García”. Pero según UGT, los datos son “un fiel reflejo de la situación de los centros: desorganización, desorden y falta de criterios lógicos que faciliten el funcionamiento diario”. Para este sindicato, “esconder la basura debajo de la alfombra ya no es la solución mágica del consejero; Una vez publicada la realidad en forma de datos concretos sobre las listas de espera, se hace más que necesario tomar medidas drásticas con aquellos directivos que “han llevado al caos”.

En términos generales, los integrantes de la mesa sectorial entienden que el Ministerio de Salud recurre al “engaño” al interpretar con optimismo las cifras. “Las listas de espera se han disparado, como sabíamos, porque este Ministerio de Salud ha hecho una gestión nefasta, ha hecho muy mal manejo del presupuesto de salud. Cerramos quirófanos y cerramos consultas de tarde, desde el verano. Estamos cerrando quirófanos hasta por la mañana, porque no hay dinero para renovar a los anestesistas que lo cubrían. Esto es un desastre y una gestión pésima”, argumenta Rafael Ojeda, presidente del Sindicato Médico de Andalucía (SMA).

“Escudarse en que el sistema funciona bien, la verdad es que roza el ridículo. La explicación dada por el consejero no tiene ningún sentido. Es decir, que haya muchas listas de espera porque el sistema funciona muy bien es un disparate. No, hay muchas listas de espera porque se ha gestionado desastrosamente el presupuesto”, añade Ojeda. Con los datos en la mano, Victorino Girela, portavoz de Sanidad de CSIF, lamenta que falta información “para comparar”. “Sin duda consideramos muy decepcionantes y lamentables los datos que groseramente dan a entender: bochornosas listas de espera quirúrgicas, retrasos en las citas de atención primaria insoportables para un sistema digno y de calidad, que nos obliga a recurrir a quien puede pagarlo. , a consultas privadas.

Retraso desde primaria

Al mismo tiempo, CSIF recuerda que lo “peor valorado por la ciudadanía son los retrasos en las primeras consultas a los especialistas (más de 900.000 de las cuales 335.000 de más de 60 días proceden de atención primaria)”. Un cuello de botella sanitario que no se está revirtiendo, pese a que en los últimos meses se han sellado acuerdos entre los sindicatos y el Ministerio de Sanidad para, sobre todo, reformar la atención en los centros sanitarios. Sin embargo, la realidad intenta anular cualquier avance en esa dirección. José Sánchez, portavoz de SATSE, cree que parte de la solución pasaría por aumentar el gasto sanitario por habitante.

Actualmente, Andalucía es la cuarta comunidad autónoma que menos invierte por ciudadano (sólo por detrás de Madrid, Cataluña y Murcia) con 1.440 euros por usuario. “Si no aumentamos la financiación no podremos afrontar los problemas de listas de espera y otros problemas que tiene la sanidad andaluza. El SATSE sigue reclamando un aumento del presupuesto sanitario por habitante necesario para garantizar la atención en todas las áreas sanitarias, reduciendo al máximo el uso de recursos sanitarios privados. Sánchez exige al Ministerio que deje de poner “parches” que están resultando “no útiles” y que se lleve a cabo un “plan de choque” integral.

“La sanidad pública andaluza sufre desde hace décadas un gran deterioro que viene marcado desde hace tiempo por políticas de infrafinanciación con un gasto sanitario por habitante muy por debajo de la media nacional y a la baja en dotaciones de enfermeras, enfermeras especialistas y fisioterapeutas” Por ello, SATSE pide medidas concretas para mejorar la situación, medidas que pasan por la conversión de contratos estructurales temporales en contratos de interinidad y larga duración y mejores ofertas de empleo, “empezando por la consolidación de los llamados contratos Covid y cuyos la renovación está una vez más en el aire”.

En CCOO hablan directamente de los “peores datos de la historia de la salud pública” en Andalucía. José-Galindo Pelayo, su portavoz, recuerda no sólo que el panorama es negativo, sino que “hace 5 años que no publican las listas de espera de pruebas diagnósticas y sospechamos que es porque los datos vuelven a ser horribles”. “Conociendo la actitud de esta Administración, volverán a incrementar la externalización al sector privado, como vienen haciendo desde que están en el poder, lo que debilitará el sistema público ya que reducirá las inversiones en el Servicio Andaluz de Salud y las esperas. las listas seguirán disminuyendo”.

Finalmente, este sindicato lamenta que “en los presupuestos de 2024 no se haya asumido este problema y se haya dotado a la sanidad pública del presupuesto necesario para afrontar sus problemas, los problemas de los ciudadanos”. Para José-Galindo Pelayo “la actitud del Gobierno andaluz de negar la realidad y desviar la atención hacia otros temas, buscando culpables externos, no ayuda a solucionar este problema que afecta directamente a los ciudadanos”.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *