Rudi García fuera… y otra crisis

Rudi García fuera... y otra crisis

la ‘Era Rudi García’ En Nápoles apenas ha durado 16 partidos. “Vengo a ganar”, dijo en su presentación el pasado 19 de junio. Pero sólo ha ganado ocho, la mitad de los partidos disputados. Y había sido condenado a un mes… pero sin ser despedido porque no había sustituto. “¿Rudi García? En la vida puedes tener dudas, y si ha habido algún error, asumo la responsabilidad. Las elecciones de este verano son mías”, declaró el propio De Laurentiis hace unas semanas.

Ahora, tras la derrota ante el Empoli (0-1), el La última gota colmó el vaso y todo estalló (otra vez) en la caótica ciudad del sur de Italia. “Quería un entrenador que con el 4-3-3 hubiera conseguido grandes cosas y viendo que Rudi fue dos veces subcampeón con la Roma y que el primer año empezaba con 10 victorias consecutivas, pensé que era una opción”, explicó De Laurentiis en junio, en su presentación. “Después vi que también con el Lyon estuvo cerca de ganar algo importante en la Champions y ellos saben lo mucho que me interesa esa competición europea”, añade.

Evidentemente, su intuición le jugó una mala pasada. Y es que La 2023/24 está siendo catastrófica en Nápoles. Tras el éxtasis de lograr un título histórico como el ‘Scudetto’ de la pasada temporada… todo se ha derrumbado. Y apenas han perdido a un jugador clave (Min-Jae Kim, vendido al Bayern por la cláusula de rescisión) en el último mercado. Pero Guintoli (director deportivo durante muchos años) se fue a la Juve y estalló el ‘caso Osimhen’. No ha habido dos semanas consecutivas de tranquilidad en la ciudad ‘partenopea’.

Rudi García y De Laurentiis, el día de la presentación del francés.

Rudi García, sentenciado

“Ha molestado al Nápoles y ha arruinado al equipo”, define ‘Gazzetta dello Sport’. “La alineación más ilógica (sin incluir a Zielinski y Kvara, con Osimhen lesionado), con el desmantelamiento del tridente para establecer algo propio: si hay un desafío en su interior, es una elección irrespetuosa incluso hacia sí mismo”, afirmó el Corriere. dello Sport’.

El partido contra el Empoli, sin embargo, fue la culminación de tres meses irregulares en Nápoles. Buenos partidos que de repente se encontraron con dramas que hicieron dudar a todos en Campania. Ni siquiera la suerte estuvo de su lado, como quedó claro el día que recibieron al Real Madrid en la Liga de Campeones.

El Nápoles ganó el título el año pasado con cuatro derrotas en 38 partidos y este año, en 12 partidos disputados, ya ha perdido tres veces.

Rudi García, en un partido con el Nápoles.

Igor Tudor, el sustituto más posible

Salvo el bombazo de última hora de De Laurentiis (nada descartable teniendo en cuenta la historia), Igor Tudor será el sustituto de García en el banquillo napolitano. Ex futbolista de la Juventus (y segundo de Pirlo en su etapa como entrenador), llega reforzado por sus dos últimas etapas: Marsella y Verona, donde dejó buenas sensaciones.

Un personaje con carácter y que conoce el fútbol italiano. El problema, sin embargo, es su predisposición a defender a tres centrales. Y el Napoli apenas tiene cuatro defensores en plantilla. Además, Kvaratskhelia tendría que abandonar la banda si pasara al 3-4-2-1 que viene utilizando el croata.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *