“Hay una derecha que dice que la cultura apesta del barco. No es cierto”

"Hay una derecha que dice que la cultura apesta del barco. No es cierto"

El director resume su labor desde 2018 ante su Patronato, presidido por los Reyes y Pedro Sánchez.

El director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, ha anunciado que cuenta con el apoyo de su ministro, José Manuel Albares, para continuar en el cargo durante la próxima legislatura. “La ministra me dijo ‘sigamos’ y me sentí respaldada”García Montero explicó.

Cervantes, la institución estatal dedicada a la enseñanza de la lengua española en el exterior, ha celebrado esta mañana la reunión anual de su Patronato, con presencia de los Reyes de España, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la ministra Albares y sus compañeros de Educación y Cultura, Pilar Alegría y Ernest Urtasun, respectivamente. Horas antes de la cita, la dirección del Instituto atendió a los medios de comunicación para resumir su contenido, que García Montero ha presentado como un resumen del trabajo realizado durante la pasada legislatura.

Para saber mas

Las cuentas del director del Cervantes son optimistas: las transferencias presupuestarias del Estado al Instituto fueron de 81 millones de euros en 2023, un 25% más que la cifra de 2018, pero aún por debajo de los 90,3 millones de 2009. El Instituto mantiene una cifra más o menos capacidad de autofinanciación estable del 40% de su presupuesto, y en el año anterior también sumó un ingreso extraordinario de 20 millones procedentes del PERTE de la Nueva Economía Lingüística. Estos ingresos le han permitido ampliar su oferta educativa online y crear el Observatorio Español. Cervantes espera ampliar la transferencia presupuestaria el próximo año hasta los 91 millones.

Y otro dato importante: el número de actividades destinadas a promover las lenguas cooficiales de España ha aumentado un 225% en esta legislatura.

“Mi primer acto como director del Cervantes fue un viaje a Bruselas”, explicó García Montero. “Me sorprendió mucho porque el centro donde me recibieron no era el edificio que había visto en un par de visitas anteriores. Me explicaron que Cervantes había tenido que vender ese edificio al Gobierno de Etiopía para equilibrar sus presupuestos”. Este ejemplo, según el director del Instituto, contrasta con el panorama actual. El Cervantes ha inaugurado su primera sede desde los años del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Seúl, Dakar y Los Ángeles Cuentan con centros Cervantes, que también ha ampliado su red en otras ciudades a través de ampliaciones y acuerdos de colaboración. La plantilla del Instituto se ha estabilizado y crecido un poco después de reducirse un 16% tras la crisis y la situación de sus empleados Lunes, los que no tienen contrato español, está en proceso de regularización. La actividad cultural está en su punto más alto y el número de estudiantes se acerca a niveles prepandémicos. En el último año, el Cervantes contabilizó 132.776 matriculaciones, un 12% más que el año anterior.

¿Los desafíos educativos? Primero, expandir El número de países que ofrecen español como materia en sus programas educativos.; en segundo lugar, poder formar suficientes profesores de español para esta creciente demanda y mejorar los contenidos de la formación online; y tercero, ampliar la demanda de certificados de nivel, que impiden que la lengua española aparezca en los programas pero sea considerada por sus estudiantes como una materia poco relevante, “a maría”.

García Montero considera que Cervantes hace mucho con pocos medios. Compara su presupuesto anual (143 millones de euros) con la inversión que reciben sus equivalentes en otras lenguas: tanto la Alianza Francesa como el Instituto Goethe reciben más de 300 millones de sus gobiernos. El director del Instituto hizo una lectura ideológica de esta desigualdad: “Existe la costumbre de despreciar la cultura, parece que es la hermana pobre. Hay una derecha que dice que la cultura chupa del barco”. No es verdad, nadie chupa del barco.. “Estoy en contra de cualquier clientelismo, así como también estoy en contra de cualquier forma de censura”.

Según los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *