La Navidad intensifica los trastornos gastrointestinales en los niños

La Navidad intensifica los trastornos gastrointestinales en los niños

Escribiendo
Las Navidad Son la época del año más esperada por muchas personas y, especialmente, por los niños pequeños. Sin embargo, el exceso de dulces, las comidas copiosas y generalmente pesadas; así como el consumo de bebidas azucaradas o carbonatadas, hacen que nuestros niños sufran digestiones pesadas y pueden acabar derivando en la aparición de Problemas y trastornos gastrointestinales. Los trastornos gastrointestinales funcionales son una condición clínica muy común en niños de cualquier edad (lactantes, preescolares, escolares), afectando al 32,4% de la población menor de 16 años, y el “dolor abdominal” representa hasta el 24%. % de consultas en Gastroenterología Pediátrica, interfiriendo significativamente en la calidad de vida del niño y su familia.

Uno de estos trastornos digestivos es el síndrome del intestino irritable (SII), con síntomas como dolor y distensión abdominal (hinchazón), hinchazón y trastornos de la defecación (diarrea, estreñimiento o ambos). El SII afecta a entre un 10-15% de la población, siendo cada vez más común en jóvenes e incluso niños, pudiendo aumentar durante la época navideña, por lo que debemos estar especialmente alerta.

El dolor abdominal supone hasta el 24% de las consultas en Gastroenterología Pediátrica

En este contexto, el Dra. Ana Ortíz, Gerente del Área de Salud de Grupo Farmasierra, ha indicado una serie de recomendaciones para que las comidas navideñas no afecten a la salud intestinal de los más pequeños. Así, el especialista ha explicado que “Coma despacio para ayudar a la digestión. Algo que intentamos que nuestros hijos hagan todos los días, pero en este contexto es aún más importante”.

Otra de las recomendaciones del doctor Ortiz es moderar la ingesta de dulces navideños y evitar bebidas azucaradas o carbonatadas. “Evitar el exceso de azúcar es una “lucha” diaria para los padres. En la medida de lo posible, debemos procurar que los dulces típicos navideños sean caseros o artesanales, idealmente con bajo contenido en aceite y sin lactosa. “Comer mucha agua ayuda a que los intestinos funcionen correctamente”.señaló.

Dormir y descansar las horas adecuadas es otro factor clave para cuidar la salud intestinal de los más pequeños, además de evitar la sobreexcitación, ya que el estrés puede contribuir significativamente a los síntomas del SII. Finalmente, el especialista ha destacado la necesidad de mantener los horarios habituales de las comidas, controlar las cantidades y complementar con probióticos.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *